Mejoras para Villarejo

En el mes de septiembre se procedió a la adjudicación del proyecto de Centro de Transformación, para el suministro eléctrico del Punto Limpio y Cementerio Municipal, por un importe total de casi 40.000 euros. En noviembre de 2014 las obras se dieron por finalizadas. 

Esta obra dotará de alumbrado eléctrico al Punto Limpio lo que podrá permitir, en caso de necesidad, su utilización nocturna. En el Cementerio habrá luz en las instalaciones existentes como capilla y aseos (cuya instalación eléctrica también se ha reformado) y se dará servicio a 6 puntos nuevos de alumbrado exterior que se han instalado en la fachada del cementerio.

También este mes de octubre, el Ayuntamiento ha terminado, de soterrar los contenedores de la plaza del Altillo. Los depósitos siguen siendo los mismos que cuando los contenedores estaban visibles: basura orgánica, plástico y vidrio. El soterramiento de contenedores de basura hace que la imagen de una calle mejore considerablemente. Además los contenedores soterrados son más accesibles para cualquier ciudadano, ya que su altura es mucho menor. A esto hay que añadir que suponen una mayor higiene porque, si se utilizan bien, la basura queda escondida por completo y se reducen los olores.
Villarejo tiene ya trece puntos de contenedores soterrados situados en las calles: Encomienda, Iglesia, Samuel Baltés, Belmonte, San José, Constitución, Luis de Requesens, Juego Bolos, Jabonería, Pajaritos, Gaviota y Valdelaguna, a los que se suma, ahora, el Altillo.
Parece lógico, pero hay que insistir en que cualquier intervención que el Ayuntamiento haga no servirá de nada si no se cuenta con el respeto y cuidado de los vecinos. El vandalismo sigue sucediendo. En estas últimas semanas se han roto los tubos del agua de la fuente de la plaza de España, una valla del parque de las conocidas como casas nuevas, se ha hecho una pintada en la recién terminada Casa de la Cultura y se siguen tirando piedras contra los cristales del entorno del Castillo. El Ayuntamiento llama a la responsabilidad de los vecinos para contribuir, entre todos, a tener un pueblo excelente.